El Palacio de la Aljafería, Islam en Zaragoza

Palacio de la Aljafería en Zara

Zaragoza cuenta con un enorme patrimonio que recoge restos de todas las civilizaciones que han ocupado el enclave., desde restos romanos en la Iglesia de Santa Engracia, hasta los que hoy hablaré: los restos islámicos más significativos del lugar, a saber, del Palacio de la Aljafería.

El Palacio contiene en su interior un recinto monumental de numerosas estancias que corresponden a diversas y épocas y manifestaciones artísticas que reflejan su trayectoria histórica. Desde alcázar islámico hudí a palacio medieval mudéjar, desde palacio de los Reyes Católicos a cárceles de la Inquisición, desde cuartel militar a sede de las Cortes de Aragón. Todo un recorrido histórico.

La construcción del Palacio de la Aljafería fue ordenada por Abú Ya´far Ahmad ibn Sulaymán al-Muqtadir Billah, más conocido por su título honorífico de Al Muqtadir el poderoso, segundo monarca de la dinastía de los Banu Hud, símbolo del poder que alcanzó la Taifa de Zaragoza recién pasado el año 1000. El rey en persona llamó a su palacio Qasr al-Surur, Palacio de la Alegría y a la sala del trono en el que él presidia las recepciones, le llamo Maylis al-Dahab, es decir, el Salón Dorado. De hecho este edificio es el único testimonio bien conservado de un gran edificio de la arquitectura islámica hispana de la época de las Taifas.

En el Palacio podremos ver la Torre del Trovador, la edificación más antigua de la Aljafería y que sirvió como torre defensiva. Su estructura es de planta cuadrangular y cinco pisos que datan de los últimos años del siglo IX, periodo en el que gobernaba el primer Tuyibí, Muhammed Alanqar, el cual fue nombrado por Muhammad I, emir independiente de Córdoba.

En un principio, durante los siglos IX y X su principal función era la de torre vigía y bastión defensivo. Se rodeaba por un foso el cual fue integrada años después por los Banu Hud en la construcción del castillo palacio de la Alfajería. A partir de la conquista cristiana, el edificio se siguió usando como torre del homenaje y en 1486 se convirtió en prisión de la Inquisición. Más tarde, en los siglos XVIII y XIX también se usó como torre-prisión, hecho que demuestran los numerosos graffiti inscritos allí por los reos.

Este edificio, por su importancia, merece que se la investigue y explique a fondo, por lo que hoy no acabaremos con el lugar. En posts posteriores terminaremos de explicar lo que fue y su importancia para la ciudad.

Leave a Reply