La románica Catedral de Jaca

Catedral de Jaca

Jaca, Huesca, Aragón. Su maravillosa ruta románica… Románico, romántico, el imperio y el sursum corda. Recuerdo que en mis tiempos colegiales me liaba bastante a la hora de definir el origen del románico, y no sería porque ejemplos de este peculiar estilo no hay por toda España. Bien es cierto que las mejores muestras se encuentras en el nordeste español, en Cataluña y en Aragón, sobre todo, y que a mí, tan sureño como soy, me pillaba a traspelo, pero tuve tiempo de solventar aquellos problemas iniciales y para ello nada mejor que la experiencia propia de conocer más de cerca los principales monumentos románicos españoles.

Hablar y estudiar sobre el románico en España implica forzosamente conocer la Catedral de Jaca. El templo principal de la localidad oscense está considerado como el primer templo español de este estilo arquitectónico, como uno de sus mejores exponentes que no tiene nada que envidiar a las grandes iglesias románicas del resto de Europa.

Se distinguen varias fases y etapas constructivas. La primera tuvo lugar a partir del año 1077, aunque las fechas no son nada claras. Comenzó a levantarse prácticamente a la par que la Catedral de Santiago de Compostela, y esta no es la única relación que guarda con este templo, pues la Catedral jaquesa es lugar de paso para los peregrinos jacobeos.

En aquel entonces, la recién conquistada Jaca se convirtió en ciudad, capital del Reino de Aragón hasta la conquista de Huesca, y como tal, su diócesis necesitaba un templo catedralicio. Después vendría el segundo periodo constructivo, antes de finalizar el siglo, y posteriores reformas a lo largo de la historia, algunas de las cuales variaron su estructura original.

El templo consta de tres naves de cinco tramos y dos fachadas principales, ambas dotadas de lonja, la de occidente que da a la Plaza de San Pedro, y en la que encontramos el Crismón, y la sur que da a la Plaza del Mercado. Ricamente decorada, sólo el ábside meridional, de los tres que presenta, conserva su estructura original y los elementos propios del románico.

De su interior, cabe destacar el Museo Diocesano de Jaca, situado en el norte, y que tiene una importante colección de obras de arte de la pintura románica. De entre todas las capillas laterales dedicadas a diversos santos, nos quedamos con la de Santa Orosia, patrona de la localidad y que se relaciona según la leyenda con la veneración al Santo Grial.

El horario de visitas es de 11:00 a 13:30 horas y de 16:00 a 20:00 horas. La Catedral de Jaca se puede visitar de forma gratuita, y por su ubicación, es un excelente punto de partida para un recorrido completo a la ciudad. A tiro de piedra de la Ciudadela, descubre este bello templo románico y luego recorre el centro histórico de Jaca.

Leave a Reply