Santa María del Naranco, en Asturias

Santa Maria del Naranco

Considero que visitar Oviedo y no subir al Monte Naranco es quedarse a medias, marcharse y desperdiciar la oportunidad de conocer y poder entrar en una de las obras principales del arte prerrománico en Europa y uno de los símbolos del Principado de Asturias.

Se trata, cómo no, de Santa María del Naranco, un palacete e iglesia que fue declarado como Monumento Nacional en 1885 y que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1985. Este lugar se encuentra en perfecto estado de conservación y se puede visitar todos los días, y además mediante visitas guiadas en la que te explican todo lo referente a la historia y a la arquitectura de este lugar.

Aunque durante muchos siglos, y hasta 1930, fue una iglesia, Santa María del Naranco no se levantó para tal fin sino para ser un palacio residencial. Para ese fin lo mandó construir el rey Ramiro I de Asturias, y no fue precisamente el único gran monumento que se levantó durante el reinado de este monarca, allá por el siglo IX.

En aquella época, las laderas del Monte Naranco eran mucho más boscosas y prolijas en animales para la caza, por lo que se cree que este sería un lugar de relax y de esparcimiento para la familia real. Prueba de ello es también la ausencia de un salón del trono, habitual en los palacios europeos.

El edificio es de planta rectangular, con unas dimensiones de 20×6 y consta de 2 pisos abovedados. Exteriormente, es un edificio decorado austeramente aunque globalmente el conjunto es armonioso y elegante. No sólo para la época se trataba de una construcción prácticamente perfecta, sino que siglos más tarde se seguía alabando, tal y como recogen los escritos.

Para visitar Santa María del Naranco, has de tener en cuenta que no es necesario reserva previa, salvo para grupos. Los horarios y precios podéis verlo en la web oficial de Turismo de Asturias en el siguiente enlace.

Para seguir la ruta monumental: qué ver en Asturias

Foto vía Turismo de Asturias

Leave a Reply