El Alcázar de Toledo, vigía de la ciudad

Alcázar de Toledo

¡Qué bonita es Toledo! Su aire medieval y la calma chicha que parece abordar la ciudad por cada una de sus empedradas calles la hacen la envidia de quienes como yo a veces desearían vivir en una pequeña localidad donde te dejen tranquilo, donde el silencio sea el amo y señor y donde simplemente apetezca salir a pasear por el casco histórico sin más presión que la de mirar tus propios pies. Salvando el calor que allí suele hacer en verano, claro está.

Pero si más allá de mirar los pies, se levanta la cabeza un poco por encima de la línea de las casas bajas que imperan por esta parte histórica de la ciudad, siempre se observará como referente del horizonte toledano a su señorial Alcázar.

El Alcázar de Toledo es un edificio simbólico de la ciudad, que alberga el Museo Nacional del Ejército. Fue creado en la Edad Media y fue reconstruido por Alonso de Covarrubias en el siglo XVI. El Alcázar de Toledo se emplaza en el punto más alto de la ciudad de Toledo.

En el siglo XVI Carlos V y Felipe II ordenaron erigir el Alcázar, tal y como se conoce actualmente. Las fachadas oriental y occidental, fueron las que recibieron un tratamiento sencillo y la meridional fue la que recibió mayor carácter emblemático y representativo, por parte de Covarrubias, quien también diseñó el jardín, el cual es la pieza más clásica y monumental y junto a la escalera, otorgan al Alcázar, un aspecto solemne y triunfal.

El Alcázar ha estado marcado por diversos hechos históricos, además de sufrir asedios e incendios y bien finalizados los años 70 se comenzó un programa de reconstrucción del edificio.

Posee una mezcla de estilos artísticos, pudiéndose encontrar en la fachada oeste, un estilo renacentista y en la este, medieval. La fachada norte es plateresca y la del sur, es escurialense.

La imagen que muestra el Alcázar actualmente es la de un imponente edificio de cuatro fachadas que ha tenido diversos usos, entre ellos: Academia de Infantería, Museo del Ejército y la Biblioteca Regional de la comunidad de Castilla-La Mancha, en la actualidad.

Posee cerca de 400.000 volúmenes, entre los que destaca la colección de Borbón-Lorenzana, además de poseer unas magníficas instalaciones en permanente uso, yo, queda dicho, para albergar el Museo del Ejército de Tierra.

El Museo cuenta con más de 8.000 metros cuadrados y muestra el progreso del ejército y sus aportaciones militares en todo los ámbitos -social, cultural y científico entre otros-. Más de 20 salas dedicadas a exposiciones permanentes, que albergan archivos que giran alrdedor de la historia española y que consta de salas históricas, salas temáticas y salas que albergan los restos arqueológicos del Alcázar.

La sala de exposiciones permanente se halla bajo el título: ” Los Ejércitos antes del Ejército” y recoge un periodo histórico comprendido desde la Prehistoria, hasta el siglo XV.

Foto 1 Vía: Márcio Cabral de Moura

Leave a Reply