Yacimiento Arqueológico del Tolmo de Minateda, Hellín

Yacimiento arqueologico del tolmo de minateda

Aún recuerdo cuando en cierto pueblo, al preguntar por la dirección para ir a unas ruinas arqueológicas, un lugareño, muy campechano él, me respondió: “ah, esas piedras que hay en las afueras…” Lo que muchos podrían considerar “piedras” quizás “inútiles” revelan nuestro pasado. Nos sirven de muestra de nuestras tradiciones más arraigadas, de raíces de la cultura de nuestros antepasados y por ende, de la nuestra propia. Al fin y al cabo, el pasado forma parte de nuestro presente. Por eso es tan importante estudiar esos restos. Por eso, lugares como este yacimiento arqueológico del Tolmo de Minateda, en Hellín, debería ser motivo de estudio y conocimiento no solo por los arqueólogos, sino por nosotros mismos, como turistas.

El yacimiento arqueológico conocido como Tolmo de Minateda, se encuentra en las proximidades de Hellín, en la provincia de Albacete y constituye un yacimiento en el que se han venido desarrollando trabajos de excavación de manera intensiva desde el año 1988. Se encuentra aprobado el proyecto de construcción del Centro de Interpretación de dicho yacimiento y la próxima declaración de Parque Arqueológico.

El denominado Tolmo de Minateda, se encuentra  en un espectacular peñasco, que por su altura y  localización, lo convertían en un lugar estratégico para poder controlar los caminos situados entre Albacete, Murcia y Alicante, además el lugar fue elegido por diferentes grupos humanos, donde  llevaban a cabo sus asentamientos desde la Edad de Bronce hasta el siglo X después de C. En él se halla una zona que coincide con la trama urbana, llamada El Reguerón, donde se han construido puertas, murallas  y diferentes sistemas defensivos.

La ocupación más antigua que se ha podido constatar, pertenece a la Edad de Bronce y se trataba de un enterramiento, una fosa común para los muertos. Durante la civilización íbera, también se siguen realizando en este lugar  varios  túmulos y monumentos funerarios; así como una estructura amurallada, que fue realizada en mampostería.

Durante la época romana se refuerza la muralla y posteriormente en la etapa postromana, se continúa realizando el sistema defensivo, además se construyen una puerta, una torre y un baluarte, que se encuentran dispuestos en forma de “L”, además de todo un espectacular complejo, que se hallaba compuesto de varios espacios públicos y  diversas habitaciones, que han suscitado gran interés científico.

Cabe decir que este parque arqueológico debe su nombre a un antiguo poblado fortificado íbero romano denominado El Tolmo, el cual posee vestigios de algunas de las culturas que estuvieron asentadas en la región, -como fue la cultura visigoda y posteriormente la musulmana quienes ocuparon esta región-, de las cuales se puede encontrar restos de habitaciones, así como varias necrópolis, silos y diversas muestras de epigrafía romana.

PARA SEGUIR CON NUESTRAS VISITAS

Leave a Reply