El Alcázar de Segovia, distinción de la ciudad

Alcazar de Segovia

El Alcázar de Segovia es, junto al Acueducto romano, uno de los monumentos más emblemáticos de la ciudad, que atraen a gran parte del turismo que visita Castilla-León. Se asienta sobre un promontorio, que domina los ríos: Eresma y Clamores y que fue habitado como castro y usado por árabes y romanos.

A partir de la toma de Toledo, en el siglo XI, la ciudad creció y se construyeron diversos edificios civiles y religiosos en el siglo XII. A comienzos del siglo XV – en tiempos de los Trastamara-, se realizan las primeras obras del Alcázar de Segovia; de esta fase destacan la Torre Principal y la Sala de la Galera.

En la última parte del siglo XVI, se realiza el Patio Principal y la Escuela de Honor. Bien entrado el siglo XIX, un incendio asoló el Alcázar y desde la última parte de este siglo, acoge en su interior el Archivo General Militar.

Se puede decir del Alcázar, que es una superposición de estilos arquitectónicos, donde destacan: románico, gótico, mudéjar y renacentista y  está construido alrededor de dos patios: Patio de Armas -el principal- y Patio del Reloj.

El Patio de Armas tiene su origen en el siglo XII, pero se reconstruye en el siglo XVI, utilizando el estilo vigente en esos momentos: el herreriano, con la austeridad correspondiente y rodeado de arcos de medio punto renacentistas. Desde aquí se penetra a una zona de estilo románica: Sala de Ajimeces.

A un lado de los patios de armas se encuentran las dependencias nobles, que fueron utilizadas como Salones Regios y  dependencias reales, entre los que destacan: el Tocador de la Reina, el Salón de los Reyes y la Sala del Trono, decorados al estilo de los reyes medievales castellanos y donde se puede apreciar un claro gusto por la decoración morisca.

Los techos de los salones tenían decoraciones de estilo mudéjar y ricos artesonados que se perdieron con el incendio del siglo XIX, aunque se han reproducido fielmente gracias a los grabados existentes de la época.

La Sala de los Reyes, la más conocida de este espacio regio se ha convertido en lugar de celebraciones y actos de protocolo y donde se pueden apreciar los techos con decoraciones mudéjares, así como las 52 estatuas policromadas y sedentes de los reyes castellano-leoneses en el friso superior.

– MÁS INFORMACIÓN

Foto 2 Vía: justsaygood9

Leave a Reply