El Arco romano de Medinaceli, Soria

Arco de Medinacelli

Medinaceli, la “Ciudad del Cielo”; Medinaceli, quizás el pueblo con más encanto de la provincia de Soria y capital histórica de la comarca de Tierra de Medinaceli.

Calatañazor, El Burgo de Osma, Medinaceli…. son ese grupito de localidades casi medievales que forman la estampa más característica de Soria. Una provincia que parece haberse quedado detenida en su pasado; una provincia delimitada por su pasado romano, y cuyo elemento más representativo es, sin duda, el Arco del que hoy os hablo.

Se encuentra a una distancia de 150 kilómetros de Madrid, por lo que se llega muy fácil al comprar vuestros billetes de autobús, y alberga el único ejemplo de arco monumental de tres vanos que existe en España. Su conservación es bastante aceptable, cosa que no sucede con su decoración, que deja mucho que desear.

Se edificó en lo alto de una colina que dominaba el valle del Jalón, a más de mil metros de altura, una zona fría y lluviosa, en donde tienen lugar grandes nevadas. Con la costrucción de este arco se intentaba impresionar a los habitantes y demostrar el poder y la grandeza de Roma. Con el tiempo se han desgastado las molduras y cornisas, dejando solo algunas muestras de lo que de lo que fue en otro tiempo.

Al perder la inscripción, ha sido difícil datar la época a la que perteneció. En un tiempo se pensó que formó parte de la época del Emperador Trajano, pero varias investigaciones han revelado que perteneció a la época de Domiciano, a finales del siglo I. Tiene unas medidas de más de 13 metros de largo, por poco más de 2 de ancho y 9 metros de altura.

El primer nivel consta de cuatro grandes pilares que se unen mediante bóvedas y forman dos arcos iguales de 1,30 m. de luz. Estos arcos están compuestos por siete dovelas iguales y tienen una pequeña arquivolta, estando coronados por una moldura de remate.

Formando parte del segundo nivel se encuentra un arco central de casi 5 metros de luz. Está compuesto por 23 dovelas y dos conjuntos decorativos laterales, formados por pilastras estriadas con capitel corintio, un tímpano y dos basas que descansan sobre la moldura inferior. Sobre sus capiteles no se apoya nada, ya que cuyo hueco estaba ocupado por alguna inscripción o por algún elemento decorativo.

El tercer y último nivel tiene dos filas de sillares coronados por una cornisa, donde se anclaban las letras doradas que formaban la inscripción conmemorativa. Se puede decir del arco que daba acceso a la ciudad. Por el arco central pasaban animales y carruajes y los laterales estaban reservados para los peatones.

Castilla y León tiene un pasado romano muy rico. Una Comunidad que bien merece la pena visitar culturalmente. Aquí os dejo un enlace donde podréis conocer virtualmente un poco más de algunos otros monumentos representativos de esta región: Monumentos en Castilla y León.

Foto Vía: bib.cervantesvirtual

Leave a Reply