La Universidad de Salamanca

Universidad de Salamanca

Hay que trasladarse en el tiempo hasta el 1 de enero de 1218 para encontrar los orígenes de la Universidad de Salamanca. La institución en su estilo, por tanto, más antigua de España y, junto con las de Bolonia, Oxford y La Sorbona, entre las cuatro más longevas de Europa.

Es curioso pero las primeras clases universitarias se llevaban a cabo en el claustro de la Catedral Vieja de Salamanca. Hoy se puede visitar, aunque de él apenas queda la Capilla de Santa Bárbara y una placa que atestigua que en dicha capilla se proclamaba al rector de la universidad.

Precisamente aquí se comenzaron a hacer los primeros exámenes de doctorado. Durante 24 horas el alumno preparaba los temas que debía defender ante el tribunal. Si aprobaba salía del claustro por la puerta principal de la catedral, mientras que si suspendía lo hacía por la puerta de atrás. Eso sí que era presión…

Además del claustro de la Catedral Vieja, antes de la construcción de los edificios universitarios las clases se daban en casas alquiladas al cabildo o en la Iglesia de San Benito. De aquellos orígenes hasta, en siglos posteriores, ser uno de los principales focos del pensamientos español y europeo.

No fue sin embargo hasta los siglos XV y XVI, su época de mayor esplendor, cuando se construyeron los principales edificios que hoy vemos. Entre ellos hay que destacar principalmente el de las Escuelas Mayores, cuyas obras precisamente se iniciaron allá por 1411.

Es la fachada plateresca de las Escuelas Mayores una de las imágenes más características y fotografiadas de la Universidad de Salamanca. Se halla frente al Patio de Escuelas, también muy simbólico con su estatua de Fray Luis de León, quien llegó a ser profesor de esta universidad durante varios años.

Esta fachada se concluyó en 1529 y cuenta con una profusa decoración a base de medallones, escudos, escenas de la Biblia, personajes mitológicos y muchas otras figuras y símbolos. En ella se halla, sin ir más lejos, la famosa rana posada sobre una calavera, de la que se vierten numerosas anécdotas y leyendas.

Pero no podemos exclusivamente quedarnos con el “juego” de la rana. Ya el propio Unamuno decía: “No es lo malo que vean la rana, sino que no vean más que la rana”. De ahí que, tras disfrutar de la majestuosidad decorativa de esta fachada, lo mejor es pasar al interior del recinto e iniciar la visita.

Nada más entrar un zaguán de estilo gótico nos conduce al claustro, que consta de dos plantas con artesonados mudéjares. Desde el claustro se accede a la célebre Aula de Fray Luis de León, que aún conserva la sencillez de antaño, cuando el poeta, humanista y religioso la ocupaba para dar sus clases cada día.

En estas Escuelas Mayores se hallan además la biblioteca, la capilla (ambas dependencias reconstruidas en el siglo XVIII) y el paraninfo. Al segundo claustro, de finales también del XVIII, se llega a través de una gran escalera. Muy interesante recorrer y contemplar los valiosos manuscritos e incunables de la biblioteca.

Impresiona sobremanera la Biblioteca Antigua, que conserva el encanto de los siglos. Sigue siendo una sala muy austera, nada que ver con las grandes bibliotecas de otras universidades europeas. Es precisamente su carácter sencillo y antiguo lo que la hacen digna de visitar.

Muy cerca de las Escuelas Mayores se halla el Hospital del Estudio, actualmente sede del Rectorado. Y un poco más allá las Escuelas Menores, donde destaca la fachada plateresca y, especialmente, el patio interior. En estas dependencias debemos visitar el Museo Universitario, que cuenta con algunas pinturas de gran interés.

Además de estos edificios la Universidad de Salamanca cuenta con otros que también debemos visitar. Empezando por el Colegio Mayor Fonseca, el único de los cuatro Colegios Mayores de la Salamanca del siglo XVI que se conservan hoy en día. Lleva el nombre de su fundador, el arzobispo Alonso de Fonseca.

El Colegio Mayor cuenta con un enorme y hermoso patio central. A su alrededor se distribuyen las diferentes dependencias y una capilla. En el interior de la capilla veremos un magnífico retablo de Berruguete. Hoy este colegio se usa como residencia de postgrados y profesores visitantes.

Por cierto, un último detalle curioso con respecto a la rana de la fachada plateresca: aquel estudiante que no la localiza antes de examinarse, seguro que suspende… Así que no la perdáis de vista.

– Información adicional

  • Horarios: La Universidad de Salamanca se puede visitar de lunes a viernes de 09.30 a 13.00 y de 16.00 a 19.00. Sábados hasta las 18.30 y los domingos de 10.00 a 13.00 horas.
  • Precios: La entrada cuesta 4 euros para los adultos; 2 euros para estudiantes, jubilados y grupos; gratis los lunes por la mañana y menores de 12 años.

Junto con el precio de la entrada te entregan un pequeño folleto en el que se incluye información sobre las estancias a visitar en el interior. Nos hace un pequeño recorrido histórico y visual para atender a todos los detalles del recinto.

– Cómo llegar

La Universidad de Salamanca está en el centro histórico de la ciudad, a unos minutos andando de la Plaza Mayor y las dos catedrales, de ahí que no tiene ninguna pérdida.

PARA SEGUIR LA RUTA TURÍSTICA

Foto 1 Vía Wikipedia

Leave a Reply