Que ver en la Plaza Mayor de Salamanca

Plaza Mayor de Salamanca de noche

Monumental como pocas. Un ejemplo del barroco en nuestro país, y una ciudad, Salamanca, que, históricamente, ha sido pionera en la cultura.Hoy, el paseo nos lo damos por la Plaza Mayor de Salamanca, y no precisamente para disfrutar de sus barecitos y de la contundente gastronomía local, sino para hacerlo dándole placer a la vista con su belleza.

La Plaza Mayor de Salamanca es de estilo barroco y fue construida en la primera mitad del siglo XVIII; la planta es grande y prácticamente cuadrada y aparece cerrada. Es porticada y forma grandes arcadas sobre las puertas que dan salida cada una de ellas a las distintas calles.

Está levantada sobre la antigua Plaza de San Martín, en torno a la cual giraba la vida social y económica de la ciudad hasta el siglo XVIII, pero debido a su deterioro se proyectó construir otra nueva más monumental y majestuosa. A principios del siglo XVIII se construye el Pabellón Real y el Pabellón de Santa María. A partir de la segunda mitad del siglo XVIII, se construye el resto de la Plaza Mayor y el pabellón del Ayuntamiento.

En 1869 se coloca una pequeña fuente octogonal, en el centro de la plaza, poco tiempo después la plaza se convirtió en zona ajardinada, hasta que a mediados del siglo XX se modificó, tomando el aspecto que presenta actualmente.

Su planta irregular tiende a ser cuadrada, incluye un pórtico con arcos de medio punto, sobre el que se levantan tres pisos, que aparecen rematados por una balaustrada; bajo las grandes arcadas aparecen los que fueron los principales ejes de la ciudad.

La Plaza Mayor de Salamanca destaca por su uniformidad, en ella destaca el Ayuntamiento, por ser el edificio de mayor altura, que rompe la homogeneidad. Consta de un cuerpo inferior, que aparece porticado con cinco arcos, dos pisos con balcones y rematado en espadaña. Presenta una variada decoración, influenciado por el rococó francés y elementos barrocos en sus fachadas.

En el lado este, donde aparece el Pabellón Real, aparecen representados los monarcas, desde Alfonso XI, hasta Fernando VI y en el Pabellón de San Martín, que está situado frente al Ayuntamiento, recoge los grandes conquistadores y descubridores españoles. El pabellón del Ayuntamiento debía de recoger los grandes santos españoles y en el lado oeste debían de aparecer los sabios más destacados.

En la plaza se celebraban antiguamente actividades religiosas y sociales y los antiguos jardines colocados a mediados del siglo XIX, marcaban un rito amoroso entre hombres y mujeres. Cada 15 de agosto se coloca en la espadaña del Ayuntamiento un mástil con la figura de un toro, junto con la bandera de España, al que se denomina “Mariseca”, que señala el acercamiento de las fiestas de Salamanca.

Leave a Reply