El Monasterio de Sant Cugat, abadía benedictina

Monasterio Sant Cugat

Barcelona. Y recordamos la Sagrada Familia, el Parque Guell o su hermosa catedral. Pero no se nos ocurre pensar que en las afueras de la capital también hay lugares francamente interesantes. O incluso más.

Hoy, por eso, nos iremos por un momento fuera de la ciudad y conoceremos el Monasterio de Sant Cugat, monasterio que en su época fue la más importante de todo el condado de Barcelona.

Antigua abadía benedictina, fue construido hacia el siglo IX. Así, sus orígenes se sitúan en dicho siglo, cuando se decidió unir la iglesia que contenía los restos de San Cugat (o San Cucufate) con una fortificación anexa. La pequeña iglesia fue construida mucho antes, en el siglo V y era un pequeño recinto de planta cuadrada alrededor del cual existía, se supone una comunidad de monjes. No obstante no se tienen noticias documentadas de la existencia de dicha comunidad hasta el año 878.

Una de las obras importantes que ha sufrido el monasterio es el del año 1350, donde se inició la fortificación del templo. El rey Pedro III amplió el monasterio añadiéndole algunas torres de guardia. Pero todo hay que decirlo, este fue el periodo donde comenzó el declive de Sant Cugat.

Desde 1931 el edificio (que ya en 1835 se quedó sin monjes debida la desamortización) es considerado Monumento Histórico Artístico.

Si hay que destacar lo más importante del edificio podemos resaltar su impresionante claustro. Es un claro ejemplo de arte románico catalán y fue construido durante el siglo XII. En el siglo XVI se le añadió un segundo piso y se construyó el atrio de entrada. Con una longitud de más de 30 metros, el claustro es obra del artista Arnau Gatell. Tiene planta casi cuadrada y arcos de medio punto apoyados sobre pares de columnas. Cada columna está decorada con capitel que también contiene detalles variados que van desde la representación de animales hasta escenas bíblicas.

Otro elemento a destacar es la basílica de estilo gótico. El edificio es 52 metros de largo y 23 de ancho y consta de tres naves cubiertas con bóvedas sostenidas por columnas. Tiene un enorme rosetón de 8,2 metros de diámetro que nos recordará al de la catedral de Barcelona o Tarragona. El retablo de la iglesia es de 1375, obra del artista Pere Serra.

Leave a Reply