La Casa Batlló, en Barcelona

Casa Batlo Barcelona

Es inevitable referirnos a Barcelona sin hacer mención a uno de sus hijos más ilustres, uno de esos personajes tan geniales que ha dado la Ciudad Condal: Antonio Gaudí.

La sombra y el color de Gaudí aún permanece sobrevolando en muchos de los edificios de la ciudad. Desde su inacabada Sagrada Familia, al maravilloso Parque Güell o la Casa Milá, la obra de Gaudí es inconfundible.

Su padre era un simple ferretero, y, aunque os parezca raro, esta influencia se puede apreciar en muchas de sus obras, como el Palau Güell, o los blacones de la Pedrera. Sin embargo, Gaudí también tenía una gran obsesión por incluir formas naturales en sus edificios.

No sé a vosotros, pero a mí me encanta particularmente desde siempre la Casa Batlló. Se me parece una bella y orgullosa señora barcelonesa, de principios del siglo XX, ubicada en su Paseo de Gracia, muy cerca de la Pedrera. Algunos me diréis que no, que otros edificios de Gaudí son mejores, pero éste me parece hermosísimo por lo coqueta y elegante que se nos muestra.

La fachada es una explosión de colores azules y verdes, y muchos la comparan con los nenúfares de Monet. A mí me resulta como cuando lanzas una piedra en el agua, y surgen una amalgama de colores que jamás pensabas que podían brotar del agua. De ahí sus formas onduladas, sus balcones de hierro forjado, cada uno de ellos de una sola pieza. Incluso las ventanas se han ganado el apodo de La Casa de los Bostezos, debido a su apariencia como grandes bocas abiertas.

Y es que ninguna de las obras de Guadí, ninguno de sus detalles son motivos de casualidad. Fijaros si no en el techo de la Casa Batlló. En él, aunque os parezca mentira, Gaudí rinde homenaje al patrón de Cataluña, San Jorge, ya que sus formas curvas se asemejan a las curvas de la espalda del dragón de San Jorge, con la cruz del santo incrustada sobre el animal, protegiendo la antigua residencia de la familia Batlló.

La próxima vez, no paséis por delante de la Casa Batlló así sin más. El espíritu de Gaudí anda escondido entre sus colores y curvas, jugando con nosotros al escondite. Buscadlo, y viviréis mucho más Barcelona.

Información adicional

* Precios: La entrada a la Casa Batlló tiene un precio de 21,50 euros por persona adulta, con una audioguía incluida en el precio de la entrada. Los menores entre 7 y 18 años pagan 18,50 € mientras que los residentes en Barcelona pagan 15 €.

* Horarios: La Casa permanece abierta de lunes a domingo, de 09.00 a 21.00 horas. Sólo cierra el 25 de diciembre y el 1 de enero.

PARA SABER MAS…

Leave a Reply