Qué es el Parque Guell de Gaudí en Barcelona

Parque Guell de Barcelona

Quizás sea el parque más conocido y turísticamente masificado de la ciudad de Barcelona, pero aún así no deja de sorprender a cualquiera que decide visitarlo. Entrar en el Parque Güell (Park Güell es su denominación original) es entrar en un jardín casi surrealista, sorprendente, impresionante.

Situado en lo alto de la montaña del Carmel, el Parque Güell fue ideado por el empresario Eusebi Güell y el arquitecto Antoni Gaudí con perspectivas de crear allí una urbanización de “alto standing”. No obstante, la primera guerra mundial, la muerte del empresario y el fracaso del proyecto –los posibles compradores consideraron que quedaba muy lejos de la ciudad de entonces- hicieron que sólo se construyeran dos casas: la actual casa museo de Gaudí (que fue su propia vivienda entre los años 1906 y 1925) y la Casa Trias, perteneciente al abogado Martí Trias i Domènech, amigo de Güell y Gaudí.

El parque Güell actualmente consta de 17,18 hectáreas y nada más entrar uno queda atónito al darse cuenta de la envergadura de la obra. Gaudí, en la entrada al parque, quiso simbolizar el Paraíso (en el sentido religioso) y al observar esa maravilla uno se da cuenta de hasta qué punto lo consiguió.

A los lados de la entrada se encuentran dos edificios al más puro estilo de Gaudí mientras que al frente se ve la escalinata con sus famosos dragones y fuentes. Una vez se sube la escalinata, el espacio se vuelve lleno de columnas, donde el genial artista pretendía colocar el mercado del futuro malogrado barrio. Nada más salir de este espacio donde músicos de toda clase pretenden deleitar al turista, al subir las escaleras, nos encontraremos con la plaza central, plaza que una vez terminada, pretendía asemejarse a un teatro griego. Rodeada de ondas que simulan una serpiente y bancos desde donde se puede uno sentar a ver Barcelona en toda su majestuosa amplitud, estaremos en el centro del proyecto.

Además, el parque Güell consta de varios viaductos y caminos por los que pasear y llegar al monumento que pretendía presidir la cripta (y que se sitúa en lo alto de la colina). También se puede visitar la casa museo de Gaudí que presenta mobiliario diseñado por él y cómo vivía.

Entrar al Parque Güell es entrar en un cuento de hadas donde es prácticamente imposible percibir todos los detalles arquitectónico-artísticos que Antoni Gaudí plasmo en aquella obra. Además, al ser una obra inacabada, a uno le puede volar la imaginación hasta límites insospechados puesto que si se llega a entender lo que Gaudí y Güell pretendieron construir allí, nada quedaría más lejos de la realidad. Es un parque donde cualquier rincón nos puede sorprender.

Cómo llegar:

  • En metro (estación de Vallcarca) y autobús público.

Recomendaciones: Si bien se puede disfrutar del parque a cualquier hora del día, es recomendable ir a primera hora por la masificación que se produce a partir del mediodía.

– MÁS INFORMACIÓN DE UTILIDAD

Foto Vía: verbarcelona.es

Leave a Reply