El faro de Cap Blanc, vigilante de la Bahía de Palma

Faro de Cap Blanc

¿Por qué será que los faros siempre desprendan ese halo de nostalgia infinita que los hace tan atractivos? supongo que será su apartada soledad, su delicada situación sometida a los vaivenes de las inclemencias de un mar embravecido pero al mismo tiempo su sobria elegancia capaz de soportar esa fuerza natural para servir de guía allende los mares…

Avistando el Mediterráneo, frente a uno de los mayores acantilados de las Islas Baleares, se alza altivo el faro de Cap Blanc (Cabo Blanco), en uno de los rincones más agrestes e inhóspitos de la costa del sur de Mallorca. Se trata de uno de los faros más veteranos de la isla, cuya llama empezó a funcionar en 1863 alimentada por aquel entonces por aceite de oliva.

Su ubicación estratégica se corresponde con la del extremo oriental de la Bahía de Palma. Su intermitencia, sincronizada con la de los faros del puerto de Palma y la del faro de Cala Figuera al oeste, dibujan por la noche la línea de costa que durante muchos años, antes de que existiera el GPS, sirvió de referencia a los navegantes que se aproximaban por mar a la capital del archipiélago.

La zona de Cap Blanc, en el municipio de Llucmajor, está considerada como una de las más salvajes de Mallorca. Su paisaje de garriga (bosque bajo) constituye un rico ecosistema mediterráneo donde abundan reptiles y pequeños mamíferos como conejos, comadrejas y erizos, entre otros. El acceso al mar es complicado y acercarse a los acantilados resulta muy peligroso, sobre todo los días que el viento azota esta zona.

Cerca del faro se encuentra un pequeño cuartel de artillería de costa con algunas baterías en desuso que siguen apuntando al sur, hacia la costa del Norte de África. Y poco más, ya que, a pesar de que en las últimas décadas han proliferado algunas urbanizaciones en los alrededores, sigue siendo una zona bastante despoblada y natural.

Desde Palma hay que recorrer unos 30 kilómetros hacia el sur por la carretera Ma-6014 para llegar hasta el faro. Se trata de una carretera poco transitada y por ese motivo muy apreciada por los que vienen a la isla a practicar el cicloturismo. Es también uno de los paseos más hermosos que podemos dar por la comarca de Migjorn.

PARA CONTINUAR CON EL RECORRIDO…

Leave a Reply