Las misteriosas Taulas de Menorca

Taula Torretrencada

El patrimonio arqueológico prehistórico de Menorca es sin duda el más interesante de las Baleares y tal vez de todo el Mediterráneo occidental. Su abundancia, variedad y sus oscuros orígenes convierten a estos yacimientos en lugares muy atractivos y misteriosos que nos muestran otra cara de la isla, una mirada de varios milenios atrás en la historia.

Entre los monumentos megalíticos menorquines, sin duda los reyes son las Taulas, llamadas así por su forma de mesa. Se componen de dos grandes bloques de piedra que forman una “T” y están presentes en casi todos los poblados prehistóricos. Su origen, función y antigüedad son objeto de gran controversia. ¿Monumentos funerarios, lugares para ceremonias rituales o  tal vez observatorios astronómicos como el de Stonehenge en Inglaterra?… No se sabe, a pesar de que las excavaciones continúan.

Los lugares donde se levantan las taulas son numerosos y accesibles. Además, la visita es gratuita y los paneles e informaciones que las acompañan son muy interesantes y didácticos.

En la zona de Ciudadela encontramos las taulas de Son Catlar, Torre Llafuda y Torretrencada; cerca de la costa sur menorquina se ubican importantes taulas como las de Torre den Gaumes, Torralba den Salord (que forma parte de un extenso yacimiento con numerosas construcciones) y Torre Llisà Vell; ya en la zona oriental más cercana a Mahón se ubican las taulas de Binissafullet Nou, Talatí de Dalt (que cuenta con otra gran roca oblicua “de apoyo”, que hace de ella una auténtica rareza) y Es Trepucó, cerca de Sant Lluís.

Tampoco está claro, aparte de su función, cómo fueron transportados estos grandes megalitos y erigidos en los lugares donde hoy los vemos. Como sucede con los icebergs, son en realidad mayores de lo que vemos y algunos de ellos hunden sus raíces hasta dos metros en el interior de la tierra.

PARA SABER MÁS

Foto Vía: rutasmenorca

Leave a Reply