El Santuario de la Vera-Cruz de Caravaca

Santuario de la Vera Cruz en Caravaca

En 1988 el Papa Juan Pablo II le otorgó a la ciudad de Caravaca de la Cruz el título de ciudad santa. Sólo hay cuatro ciudades más en el mundo que tienen tal distinción ( Jerusalén, Santiago de Compostela, Roma, Santo Toribio de Liébana y Santiago de Compostela ), de ahí que celebre cada siete años año santo, algo que hemos celebrado en este 2010.

Caravaca de la Cruz es famosa especialmente por su Castillo-Santuario de la Santísima Vera-Cruz de Caravaca, su nombre original. Nosotros lo llamaremos Santuario de Caravaca, para hacerlo más cercano. Este santuario se encuentra situado en la cima de un montículo, por lo que puede verse desde cualquier punto de esta ciudad situada a unos ochenta kilómetros al oeste de Murcia.

Llegamos hasta la explanada del santuario a través de la Cuesta del Castillo. Este templo fue construido en 1617, y fue declarado Monumento Histórico Nacional en 1944. Aunque el célebre milagro de la Aparición de la Cruz en Caravaca se remonta al 1227.

Realmente no te das cuenta de lo maravilloso que es este santuario hasta que no estás frente a él. Tal vez lo mejor del edificio sea la preciosa fachada barroca, espectacular por otra parte, y el museo, que alberga la reliquia de la Vera Cruz, de la que se dice que formaba parte de la cruz de Cristo, además de una interesante colección de orfebrería religiosa y pinturas. Hay que pagar entrada para visitar el museo, aunque la iglesia es gratuita.

No olvidaros tampoco de echarle un vistazo a las preciosas vistas que se tienen desde aquí de Caravaca. Tal vez no os impresione mucho el interior del santuario, aunque sí llama mucho la atención el silencio y el recogimiento que se respira.

La leyenda es un poco larga de contar y de resumir aquí, pero dice algo así como que durante la época de la invasión musulmana, unos ángeles le bajaron al gobernador musulmán la cruz de Caravaca, por lo que éste se convirtió al cristianismo y construyó el castillo que rodea al santuario. Un castillo que se divide en dos partes, la zona amurallada, con sus catorce torres, y el santuario en sí.

Sean ciertas o no estas leyendas y/o milagros, lo que está claro es que Caravaca de la Cruz y su santuario es una ciudad santa. Un monumento que debéis descubrir sin duda en la provincia de Murcia.

Para seguir la ruta por la Comunidad: Monumentos en Murcia

Foto de Tamorlan

Leave a Reply