El Castillo de Carlos V, en Hondarribia

Castillo Hondarribia

Las visitas a los castillos es una de las mejores experiencias que suelo guardar en mis recuerdos cuando he viajado lejos de mi tierra. Siempre que he tenido la oportunidad de ver uno, lo he hecho, con la sana intención de adentrarme en su historia, de conocer un poco mejor lo que aconteció en aquellas tierras siglos atrás. Los castillos, a través de la solidez de sus muros, parecen estar deseando contar sus epopeyas, deseosos de convertirse una vez más en protagonistas de la Historia.

Hay que conocer Hondarribia, uno de los pueblos más bonitos que podéis encontrar en la provincia de Guipúzcoa. Allí se encuentra uno de sus rincones más conocidos, el Castillo de Carlos V, en la zona amurallada y más antigua de la población.

Aunque lleva su nombre, hay que señalar que este castillo que se encuentra en la parte más alta de la localidad no lo construyó este rey español. La fortaleza tendría su origen durante la Edad Media, probablemente a finales del siglo X, cuando algunos documentos históricos constatan la existencia de un castillo en esta zona.

Sin embargo, sí fue Carlos V el que mandó restaurar y ampliar un castillo levantado por los Reyes Católicos, probablemente en el mismo emplazamiento donde se encontraba ese primitivo castillo del que hemos hablado.

Explicada un poco la historia, vamos a conocer ahora el castillo, de planta rectangular sito su fachada principal frente a la llamada Plaza de Armas. Su posición no puede ser mejor, pues desde ahí se divisa perfectamente toda la población y la costa de Guipúzcoa. Así que, además de ser fortaleza defensiva, que podía albergar a casi mil soldados, fue también residencia del gobernador, de personalidades importantes e incluso de la familia real cuando se acercaban por aquí.

A partir del siglo XX, por avatares de las guerras, el Castillo quedó completamente abandonado y en situación ruinosa, aunque parte de él incluso estaba destruido tras la Guerra de la Independencia con los franceses. Décadas más tarde, se remodeló y se transformó en un Parador Nacional, siendo éste el único Parador de esta red que podéis encontrar en la provincia de Guipúzcoa.

Por eso, este Castillo de Carlos V no se puede visitar, tan sólo se puede admirar por fuera, salvo que te alojes en él.

AMPLIANDO EL RECORRIDO…

Foto Vía Ketari

Leave a Reply